Viernes, 14 de abril de 2017

Andaba por ahí con los pensamientos perdidos entre nubes de algodón. Porque eso es la mayoría de veces la reflexión etérea que nos lleva a mundos imposibles y mil y una acciones imaginables. Pero te sientes bien porque todo lo tienes al alcance de la mano, bueno, de ese raciocinio entre nubes de algodón. Mientras debatía en ese espacio imaginario, la suave lluvia parecía intentar lavar o arrancar esos Orden y desordenpensamientos para que volviera a la vida real. Jajaja, me reí, ¿real?, no amiga lluvia, lo real está en la imaginación porque es lo que no hace daño.
Me paré un instante y miré hacía el horizonte a mi alrededor, fue un flash interruptus y sin embargo la hermosura que apreciaron mis ojos no discernía en absoluto de lo dibujado en mi imaginación. Quizás "Aquel " de lo "a mi imagen y semejanza" también quiso hacer realidad lo que imaginaba. No le salió de todo mal, más bien, muy bien. Pero para completar su obra se le ocurrió "soplar" a un muñeco de barro. Y cría cuervos y te sacarán los ojos. Porque "Los Hijos del Barro" imaginan poco y piensan menos viviendo una realidad material. Y cuando dejas de imaginar en lo virtual, dejas de respetar los sueños y éstos no sólo alimentan el alma, sino que hacen grandes y fuertes los corazones. Y son los corazones los que hacen que ames este maravilloso sueño que es el Planeta Azul.
Continué caminando ensimismado en ese mundo virtual poniendo orden aquí y allá. Pero pronto entendí que desde esa dimensión etérea somos el desorden dentro de un orden. No el orden para organizar el desorden. Porque cuando queremos organizar el desorden, todo pierde sentido para la humanidad y para la propia vida. No, no somos dios, y Él siéndolo, quiso que todo fuera perfectamente desorganizado. Por eso, la vida puede ser maravillosa.


Tags: Orden, Desorden, Vida, Evolucion, Universo, Humanos

Publicado por Fransaval @ 1:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios