Domingo, 16 de agosto de 2015

El viaje siempre es a ciegas, porque no sabes lo que te depara el siguiente paso. Pero no por ello dejas de caminar. Lo haces empujado por esa fuerza interior, que aún sin ver, te dibuja el horizonte. Por eso, la vida puede ser maravillosa.
Viaje a ciegasSin embargo, a ese horizonte los matices se los podemos poner nosotros. Los trazos sobre el lienzo del futuro, les vamos dando forma cada uno de nosotros. No todo es obra del destino, ni el destino nos perfila a cada uno. Porque somos únicos e imprevisibles. Tenemos la capacidad de razonar y marcar las lindes del destino, del presente y del futuro. Aprendemos del pasado y sobre él construimos un presente mejor para opositar por un futuro sin los errores del pasado. Y pensad, que cuando escribo esto, cada letra es pasado y la siguiente futuro, que quedan impregnadas en el presente. Por lo tanto, somos nosotros los que tenemos la capacidad de modificarlo todo. Para bien y para mal. Apostemos por lo bueno, aunque de cuando en vez erremos un poco.
Y de todo ello, sacamos que lo viejo encierra la sabiduría de la vida que no sería posible sin la fuerza y pujanza de la juventud.
Ahora si, estamos ante la oportunidad de cambiar las cosas, mejorar el pasado para un futuro esperanzador de un presente nuevo. Y como en los cuentos de jóvenes príncipes, princesas y hadas y, algunos que otros malos, casi siempre viejos, que siempre acaban mal, comer perdices y ser gobernados bajo el calor y amor del pueblo.
Si, amigos, mañana toca votar. Cada uno con su derecho e idea. ¿Pero por qué no darle una oportunidad a lo nuevo, a la esperanza? Y aunque los cuentos, cuentos son, ¿no es cierto que nos sentimos identificados con ellos? Juventud y cultura, son la fuente donde bebe el presente y el futuro. Por eso no hay que tener miedo, ¿acaso la vida sería lo mismo sino apostásemos por los cambios? Elige bien, si crees en ti...


Tags: cambio, político, votar, partidos, nuevos, esperanza

Publicado por Fransaval @ 2:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios