Domingo, 16 de agosto de 2015

Siempre nos quedan los recuerdos. Recuerdos de la niñez, de la adolescencia, de la juventud, ... Recuerdos del estudiante, del trabajador, ... Recuerdos de amores imposibles, de amores de verdad, ... Recuerdos felices y no tan felices, ... Recuerdos de la familia, Recuerdoslos amigos y amigas, de compañeros y compañeras, ... Recuerdos de los que vinieron, de los que se van, ... Recuerdos de amigos y amigas virtuales que, como los propios recuerdos, son etéreos en el tiempo y al mismo tiempo forman parte de ti. Recuerdos y más recuerdos que como piezas de un puzzle van formando el álbum de la vida.
Porque los recuerdos son instántaneas de vivencias pasadas que visitamos en los momentos más inesperados o necesarios. Ellos están yacentes en alguna parte de la mente pendientes del pensamiento y de la imaginación, del corazón, el alma y los sentidos. Fluyen volubles y desordenados y huyen apenas te sosiegan o sobresaltan como si quisieran transmitir que eres parte del presente caminando hacia el futuro.
Si, amigos, los recuerdos parecen ser como guardianes que en los momentos precisos asoman para decirnos quienes somos, de donde venimos y a donde vamos. De que en esos microfilmes y fotos virtuales está la esencia de vivir. De que somos seres sociales y que, de que como sean esos recuerdos en blanco y negro o en color, así puede ser la vida de maravillosa. Porque, poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces. Porque los recuerdos son el perfume del alma y yo sé que existo porque tu me imaginas...


Tags: recuerdos, pasado, pensamiento, sentimientos, corazón, vida, eterna

Publicado por Fransaval @ 2:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios