Martes, 14 de enero de 2014

Esa maravillosa máquina que es el cerebro seguro que ya  a los primeros humanos los llevó a preguntarse quienes eran y de donde venían. O quizás no. Pues por aquellos tiempos quizás andaban demasiado ocupados en otros menesteres para suavizar su vida que ponerse a pensar en sus orígenes. Si fue así, hicieron bien pues no en vano cientos de siglos después seguimos argumentando para encontrar la respuesta correcta. Y no llega.

La evolución humana

En un principio, la solución llegó a través de las religiones. Libros como el Antiguo Testamento de la Biblia aportaban una solución La creación de Adán y Evasencilla. La creación de la humanidad fue obra de Dios. Quién no conoce el muñeco de barro al que le insufló vida para crear al hombre. Y la costilla que luego fue el origen de la mujer. En términos relativos la explicación acababa con cualquier controversia. Pero la cosa no era tan sencilla. Pues el mismo Dios estaba tras la creación de todo y por supuesto de las distintas especies.

Con Darwin se encontró una solución más natural y terrenal con su Teoría sobre la Evolución de las Especies. Una vez aceptada por buena parte de la colectividad científica, parecía que el problema ya no era tal. Sobre todo cuando se encontraron los primeros y posteriores restos fosilizados de los que se suponen eran nuestros ancestros. Sin embargo el enigma sigue abierto, o mejor dicho, cada vez abre más interrogantes.

Se dató en un principio que la aparición de los humanoides como tales se remontaba a unos tres millones de años. Lo que situaba a los actuales humanos en hace entre unos 50.000 y 70.000 años. La teoría de la evolución de DarwinTeoría que siguen manteniendo una parte de las distintas ramas científicas que estudian la evolución humana. Pero los descubrimientos se suceden, como en Atapuerca (Burgos) y eso no lleva a situarnos en la Tierra entre unos 500.000 y 600.000 años. Lo que llevaría a que nuestro andar por el mundo se podría remontar a más de 150.000 años. Claro que para complicar la cosa, nuevos descubrimientos en Georgia o la misma África nos remontarían a como mínimo unos 900.000 años. Eso ampliaría a unos 350.000 años o más la especie humana haciendo de las suyas por el Planeta.Con la entrada de la genética en acción, la cosa se está complicando más todavía. Como es el reciente descubrimiento de que el cromosoma Y ya era portado por los hombres hace unos 1,8 millones de años, es decir, que una vez consensuada tal aseveración y aún reduciéndola a 1,2 millones de años sería más del doble de lo que se creía en la aparición de este cromosoma. Como también que la cadena de ADN muestra vestigios de que podríamos habernos cruzado no sólo con los Neandertales sino con otras dos especies más. Por lo que la interrogante que parecía abrirse, parece que se cierra cada vez más en la búsqueda del Eslabón Perdido,

El camino de los humanos en la Tierra

Los antidarwinistas van por otro camino y explican la evolución humana como evolutiva y divina. Ya son muchos eminentes científicos La creación divinaque afirman que no hay porque despreciar o separar ambas corrientes. Puesto que los propios textos bíblicos, en la creencia cristiana, no cuestionan la evolución sino que lo único que afirman que todo es obra de Dios. Y porque no podría estar Él tras de todo y dejarnos aquí para que evolucionáramos. Emilia Pardo Bazán, eminente escritora gallega y antidarwinista, dejó escrito que "no llegaremos a ser semidioses, pero tampoco somos bestias ni lo seremos".

Los defensores de unas y otras hipótesis y teorías, si están de acuerdo en una única cuestión: que hay Alienígenas en la evolución humanaun vacío en el caminar de los humanos por el mundo para el que no encuentran explicación o el vínculo de unión con nuestros supuestos antecesores. Por supuesto no puede faltar la aportación de los extraterrestres o alienígenas, como otros muchos defienden. Pero aquí, aunque yo soy defensor de otros mundos de vida en el Universo, la complejidad de nuestro Planeta lo hace casi o prácticamente único por lo menos en cuanto a lo que se conoce de ese inmenso cielo que nos cubre. Por lo que los alienígenas, que tantos defienden o defendemos que tuvieron un papel primordial en nuestra evolución y discurrir por la tierra, tendrían que mostrarse a la luz del día y decir estamos aquí.

Mientras tanto, las teorías evolutivas; conspirativas; divinas, alienígenas; ..., parece que seguirán teniendo cabida y foros de discusión. Por algo somos humanos y nuestra creatividad y pensamiento nos lleva a certificarlo todo o denostarlo. Y la búsqueda e  investigación constante nos lleva a lo que somos. Una especie única, animal o no, que ha sabido como ninguna otra colocarse en la cima de la cadena.  Y alcanzar tales cotas de supervivencia que no hay lugar en el Planeta que no sepa de nuestra presencia. Eso si, con humanos o no la vida seguirá su ciclo en este hermoso planeta.

Fuentes: Imágenes google.


Tags: evolucion, humana, darwin, dios, alienigenas, vida, tierra

Publicado por Fransaval @ 22:44
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios

La Humanidad escribe su historia, aunque le falta el prólogo de su nacimiento. En cualquier caso, somo una creación un tanto atípica que por nuestra posición estamos poniendo en peligro al Planeta.

Publicado por Fransaval
Martes, 14 de enero de 2014 | 22:52